Depilación Definitiva

Debido a causas higiénicas o estéticas, las mujeres y los hombres consultan cada vez con más frecuencia por este método, cansados de sufrir dolor periódicamente en relación a los procedimientos de depilación convencionales. La depilación definitiva IPL, de resultados definitivos, se realiza habitualmente en rostro, tórax, espalda, piernas y otras áreas íntimas dónde podemos eliminar definitivamente los folículos pilosos produciendo un gran alivio.

Descripción del procedimiento

El láser produce un destello lumínico focal, de intensidad necesaria para ser absorbidos por los pigmentos de los folículos pilosos y de este modo destruirlos en forma definitiva sin lesionar la piel u otras estructuras nobles y previniendo el crecimiento del pelo en forma permanente.
Múltiples sesiones son requeridas para lograr una eliminación folicular completa. Los folículos pilosos crecen en ciclos: fase activa seguida de fase de reposo y así sucesivamente. El número de sesiones requeridas depende del tipo de piel del paciente y del color y grosor del pelo. En general se necesita al menos 6 sesiones y el procedimiento es efectivo solamente en la fase “activa” del pelo (fase de crecimiento) la cual es siempre tomada al azar. Repetidas sesiones serán necesarias para tratar nuevamente folículos que han estado en “fase de reposo”.

Este tratamiento se realiza en quirófano.

Proceso de recuperación

La mayoría de los pacientes no sentirán más que un leve ardor, pudiéndose acompañar, en ciertos casos, de un leve enrojecimiento local.

  • Es posible que algunos folículos permanezcan activos luego del tratamiento, aunque se vuelven más finos y suaves que al inicio del tratamiento. Es necesario evitar el sol por 4 a 6 semanas antes y después del tratamiento.
  • Evitar la depilación clásica 6 semanas previas al tratamiento.